FELICIDADES A TODAS LAS MAMAS...



Dicen por allí que Dios no podía estar en todas partes a la vez, y por eso creó a las madres. Otros afirman que de todos los derechos de una mujer, el más grande es ser madre, y el famoso editor y novelista estadounidense, Peter de Vries, plasmó la importancia de una madre en su célebre frase: “la mano que mece la cuna, rige el mundo”. Pero que es ser Madre?



Seguro que están diciendo: ser madre es criar hijos, ser madre es lo más bello, es la labor mas hermosa, es una bendición, etc., etc., etc. Estamos de acuerdo, todo eso y más.

Pero también ser madre:
Es perder el modo de caminar.
Es olvidar que hay que dormir.
Es ser cheff de menú complaciente.
Es ser enfermera, pediatra, odontólogo, dermatólogo, terapeuta, psicólogo, político, sacerdote, maestra, vidente, chofer, deportista, hada madrina, bruja, policía, gendarme, vigilante, árbitro y Ministro de mantenimiento y conservación ambiental.

Cada día le agregamos más profesiones a esta lista y sin haber tomado un solo curso.
Todo se intensifica: La responsabilidad, las preocupaciones, las angustias, el tiempo: las horas y los días son más cortos o más largos, realmente no lo sabemos.
Somos el clon de: SUPERMAN, FLASH GORDON, LA MOLE, LA MUJER MARAVILLA Y BARNEY, todos juntos.

Ser madre ha significado cambiar mi estilo de vida y cambiarlo con frecuencia, eso dependiendo de las edades y las necesidades de mis hijos.

Talvez pensarán: Esta se la da de madre entregada y sacrificada.
Están equivocados, todavía no les he hablado de la entrega y el sacrificio.
Como madres, no tenemos tiempo de pensar en el sacrificio y la entrega, eso sucede espontáneamente. Los cambios vienen por si solos, desde que los bebés entran en el vientre, los cambios llegan, solitos, nos adaptamos sin darnos cuenta. Protestamos, muchas veces, protestamos y luego nos olvidamos para volver a protestar, después sonreimos y seguimos adelante, con pasos cortos, llevándolos de la mano rumbo al norte, subiendo cuestas, a cuestas, llenas de un amor profundo e intenso, llenas de grandes alegrías y aspiraciones.
Ya no podemos pensar en función de nosotras mismas, todo depende de nuestros hijos, la mínima cosa que hagamos, depende de ellos. Fiestas, cines, playas, trabajos fuera de casa, el dinero, dormir, vacaciones, hasta el tamaño del vehículo depende de la cantidad de hijos, todo, absolutamente todo, está condicionado, ya sea que vamos solas, ya sea que vamos con ellos. Si vamos solas, cosa que es extremadamente difícil y complicada, debemos tener en cuenta un cúmulo de factores que cumplan con su bienestar y si nos los llevamos con nosotras, debemos tener en cuenta un cúmulo de factores que cumplan con su bienestar.
Cualquier cosa en detrimento de los hijos, es culpa de la madre, -que más mala no pudo ser- y sin contar el susto y el remordimiento propio. Hay el pensamiento y sentir generalizado, de calificar las cosas de esta manera: Si los hijos resultaron problemáticos o peor aún terminaron siendo delincuentes, es culpa de la madre, no supo criar a sus hijos, no fue una madre dedicada, pero si los hijos resultaron hermosos y promisorios, entonces la madre tuvo la gran suerte de que le salieran hijos tan buenos.
_¡Que hijos tan buenos te dió Dios!_.

¿Y los hijos malos?, ¿Quien los envió?. Entonces los hijos buenos, son producto del beneficio divino y los hijos malos son productos de una mala madre. Además esa es una óptica ajena, difícilmente tenemos hijos malos:

_¿cual hijo malo?, será el tuyo que es malo_.

Se es madre con toda la buena intención de serlo, con todo un inmenso amor que no sabíamos que teníamos escondido y que cada día va creciendo y creciendo, a pesar del cansancio, de los desvelos, de los sustos, angustias y preocupaciones. El hijo es la extensión del corazón de una mujer.

Cuando salí embarazada, un amigo me dijo: Cuando tu bebé tenga 8 años, lo iré a conocer, pues los bebés son una trampa, son tiernos y provocativos, uno se enamora de ellos y aflora el deseo de tenerlos, pero una vez que llegan, se acabó la paz. Cuanta razón tiene mi amigo. Y con todo, somos reincidentes.

Felicito a las mujeres que tienen más hijos que dedos en las manos.
Ser madre es entregar todo, perder lo que no sabíamos que teníamos y cambiar todo por nada, ya que no esperamos nada a cambio. ¿Existe una recompensa?. Si, claro que sí, la recompensa es ver felices a nuestros hijos, sólo eso.

Y pasamos de ser la Mamá a ser "la Mamá de" ....


SER MADRE SIGNIFICA

Es aprender a hacer todo con una sola mano. Es comer tanto puré de zapallo y zanahoria como una nunca comió en su vida. O despertarse sobresaltada el domingo de mañana, mirar el reloj e intentar levantarse a toda velocidad para llevar a los niños a la escuela, sin darse cuenta de que es un día feriado
Ser madre es dormir con un solo ojo hasta escuchar el sonido de la llave de la puerta que anuncia que el hijo adolescente está de vuelta en casa. Y adjudicarse la porción de torta más desarmada y el huevo frito que peor salió. Usar el buzo que la princesa de la casa desechó por pasado de moda. Y reciclar el tapado de hace años para poder renovar las camperas de los pequeños.
Ser madre es aprender otra vez la regla de tres y la acentuación de las palabras graves. Volver a armar rompecabezas y conocer de memoria a todos los héroes de los dibujitos. Es planchar, freír milanesas y resolver cuentas de dividir, todo al mismo tiempo. Ser madre es darse el gustazo de recibir el primer beso con babas que aprendió a dar el bebé. Correr junto a un hijo hasta quedar exhausta porque está aprendiendo a andar en bicicleta sin rueditas. Y reservar el placer de verlo dormir como un oso. Ser madre es intentar tejer por primera vez para hacer una batita amarillo patito. Y conocer a los hijos tanto hasta adivinar lo que piensan.
Ser madre encierra infinidad de cosas, entre ellas muchas formas de sacrificio y en ocaciones algunas madres como yo, estamos a punto de tirar la toalla (si aunque no lo creas) estamos cansadas de tanto que hacemos durante tantos años, cansadas de no poder hacer tanto, de perder tanto...pero todo lo compensa, le hace tomar valor, cuando escuchas la primera palabra de tu bebe "MAMÁ", cuando te abraza y te dice "TE QUIERO MAMÁ". Eso compenza todo ..el verlos felices y sanos, es la mayor felicidad de una Madre.

por eso GRACIAS MAMÁ por todo...


¡FELIZ DIA DE LAS MADRES!


Y DOBLE ABRAZO


A AQUELLAS MADRES QUE SOLAS HAN PODIDO SACAR ADELANTE A SUS HIJOS SIN AYUDA DE ESOS LLAMADOS "HOMBRES", POR QUE SU SACRIFICIO ES DOBLE....




1 comentario:

  1. Este blog despues de visitar muchos esta tarde me ha llenado de ilusión y me ha hecho la tarde más amena, es muy interesante y me quedo como segidora para poder entrar y empaparme de todo lo bueno que por a quí se respira, buen trabajo mis Felicitaciones.
    Yo tengo dos blog uno se llama:"LOS CUENTOS DE NATI" si te gusta y deseas quedarte entre mis amig@s estaré esperandote con los brazos abiertos y el otro es mí blog de premios, uno te lleva al otro y si quieres tienes premios que puedes llevarte a tu blog.
    Hasta pronto un beso Nati.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar
"Las palabras vuelan, lo escrito permanece"